2021: el año de la esperanza

28 de Abr, 2021

El 2020 fue un año que rompió todos los esquemas. En lo personal nos puso a prueba a nivel emocional, familiar, económico, social y laboral. A nivel empresarial nos impuso el reto de repensarnos, de salir de nuestra zona de confort para permanecer activos aún a pesar del pare que la situación atípica que vivíamos nos exigía.

Solo durante un mes cerramos completamente nuestra operación mientras realizábamos análisis estratégicos, financieros, administrativos, de gestión y riesgos asociados al contagio y prevención del Covid - 19 que nos permitieran definir el rumbo de nuevas estrategias, cuidando principalmente, la salud de todos nuestros socios y funcionarios.

Fuimos cuidadosos en cada detalle, permanecimos atentos a las disposiciones nacionales – distritales y el 21 de abril nos reactivamos nuevamente, por el momento únicamente con servicio a domicilio. No fue fácil, fue un proceso de mucho cuidado y dedicación, de aprender y reaprender, de dar lo mejor de nosotros aún a pesar del temor y la incertidumbre que la situación que vivíamos traía consigo, sin embargo, finalmente logramos establecer una línea de trabajo que desde el principio planteó una hoja de ruta exitosa con los domicilios.

Entre abril y agosto solo mantuvimos abierto el canal de domicilios mientras nos preparábamos para una posible reapertura en la que, con todos los protocolos, pudiéramos mantener la seguridad y tranquilidad de nuestros socios. Todo ese tiempo nos permitió realizar un estricto control en costos y gastos, tuvimos un respiro financiero dado que realizamos negociaciones de nuestros créditos con los bancos gracias a las cuales no pagamos capital ni intereses en todo el año 2020, logramos brindarle ayudas a nuestros empleados a través de las negociaciones directas con los bancos y cajas de compensación en sus créditos de libranza y personales, tuvimos una reducción voluntaria de salarios de nuestros empleados, y finalmente, pero no menos importante, realizamos una minería de datos que nos permitió tener un mayor conocimiento de ustedes nuestros socios y generar estrategias para permanecer –a pesar de la distancia- en el corazón de todos.

A todo el equipo humano del cual orgullosamente hago parte, extenderles mis agradecimientos por todo su apoyo en este periodo, por permanecer unidos, cada uno dando todo por lograr que nuestro club siga siendo lo que siempre ha sido nuestra familia.

Así mismo siendo consecuente con la situación económica mundial y nacional, le ofrecimos a nuestros socios alivios financieros con descuentos a las cuotas de sostenimiento; los cuales recaudamos para mantener intacta nuestra nómina fija de empleados, los mantenimientos de nuestra infraestructura y los costos fijos. A todos ustedes nuestros socios gracias, sin sus aportes la situación vivida fuera muy diferente.

Gracias a nuestra fortalecida área de comunicaciones y eventos, logramos realizar diversas estrategias para llevar a nuestro club hasta las casas de nuestros socios ante la imposibilidad de que ellos nos visitaran y fue así como le enviamos a todos unos mensajes de optimismo, esperanza y cercanía.

En septiembre llegó el momento anhelado. Nuestras puertas se volvieron a abrir para recibir a nuestros socios quienes poco a poco fueron saliendo a la nueva normalidad y fueron acercándose a ese lugar que tanto amor les ha brindado durante estos 130 años. Paulatinamente fuimos abriendo nuestros servicios hasta tener la reactivación total del Club Cartagena volcados a nuestra nueva realidad: eventos con aforos pequeños, reservas en cada uno de nuestros espacios, estrictas medidas de bioseguridad, entre otras medidas que nos han permitido ofrecer unas experiencias únicas, privadas y seguras. La presencialidad ya ha comenzó a dar frutos y vemos nuestro club cada día con más socios haciendo usos de nuestras instalaciones y servicios.

Quiero manifestar nuestro más profundo agradecimiento a nuestra Junta Directiva por la disposición y entrega con la que han asumido su liderazgo por el club. Cada uno de sus miembros desde su experticia han sabido hacer aportes para el mejoramiento de este maravilloso lugar que durante 130 años ha vivido buenos y malos momentos, y se ha levantado resplandeciente y con gallardía. Gracias a todos, en especial a nuestro Presidente, Doctor Orlando Junior Bustillo, por su confianza y paciencia, por contagiarme siempre con su maravillosa energía, serenidad y sabiduría durante cada día (24/7) de este año 2020.

A todos ustedes, nuestros socios, nuestra razón de ser, mil gracias por haber permanecido firmes y consistentes durante este año 2020, apoyando a su club y comprendiendo que, ante esa complicada situación, solo contábamos con su apoyo para mantenernos a flote. ¡Lo logramos!

Para este 2021 estamos llenos de metas y entusiasmo, esperando que la pandemia nos permita seguir avanzando y acercándonos a quienes más amamos, hasta que llegue el anhelado momento de recobrar nuestra normalidad completamente, habiendo por supuesto aprendido las grandes lecciones que nos deja la emergencia sanitaria: agradecer, valorar y aprovechar al máximo cada segundo de vida y salud.

Estamos seguros de que este será el año de la recuperación y determinación. Creemos y confiamos en que el pare forzoso del 2020 nos permitió aliviarnos, reflexionar, encausarnos y que seguiremos fortaleciéndonos como la gran familia y corporación que somos. Agradezco nuevamente a cada uno de ustedes que nos apoyaron con sus aportes, sus comentarios, sus llamadas de aliento y sus oraciones para mantener la fe y las ganas de seguir dándolo todo por este hermoso lugar; su casa.

Una vez más reiterarles que las puertas de la Gerencia sean presenciales o virtuales siempre estarán abiertas para recibirlos y retroalimentarlos sobre lo que estamos haciendo y hacia dónde vamos.

Cordialmente,

Ubaldo Morales Arango

Ver todos

AUTOR

UBALDO
UBALDO

Ubaldo Antonio Morales Arango es un cartagenero con visión y un corazón inmenso. Es Administrador de empresas de profesión y su carrera ha pasado por diferentes sectores, especialmente por el bancario, una escuela que por 8 años le permitió crecer, ascender y desarrollar habilidades que ha aplicado toda su vida.

Esposo de Victoria Eugenia Ordosgoitia desde hace 19 años, y padre de Nicolás y Alejandro, es el tercero de una dinastía Morales, que viene de su abuelo Ubaldo Morales Puello y su padre Ubaldo Morales Maciá.

Su experiencia en el sector financiero le permitió hacer sociedad con su mejor amigo y crear la firma Triángulo Consultores Financieros, luego tuvo la oportunidad de asociarse con sus padres, quienes se dedican a la intermediación de seguros.

Es Gerente del Club Cartagena desde finales del 2019. Ha tenido el difícil reto de sacar adelante el club a pesar de la pandemia y sus resultados en Gestión Humana y Financiera, han sido evidentes.